El Invernadero Comunitario del Cesfam René Tapia, tres años aportando a la salud de los adultos mayores de la Sala de Rehabilitación

boat

Hace más de tres años, a través de un proyecto del plan comunal de promoción, nació la idea de instalar un invernadero comunitario para adultos mayores al interior del Centro de Salud Familiar René Tapia.

Esta propuesta comenzó silenciosamente, con el compromiso de la dirección del centro de salud, el apoyo de Prodesal y colaboración de estudiantes del IER, junto a Álvaro Espinoza, jefe de promoción de la época,  quien manifestó que la idea era  incorporar a los adultos mayores asistentes a la Sala de Rehabilitación Comunitaria y que no cuentan con redes de apoyo.  El lugar que se definió para invernadero, fue el patio aledaño a la Sala

Posteriormente junto al trabajo del Kinesiólogo Leonardo Paredes,  y a la Sra. María y Candelaria, pioneras de esta iniciativa, comenzaron a limpiar y sembrar, dando forma al anhelado proyecto.

Hierbas medicinales, plantas, hortalizas, dieron  vida a este  invernadero, cuyas medidas son 16 mts. cuadrados, cubierta con materiales transparentes, dentro de la cual a partir de condiciones de microclima, se cultivan plantas  a través de condicione óptimas y fuera de temporada.

Hace un año y medio este lugar de cultivo de hierbas y hortalizas, está a cargo de Adriana Alvarado, Terapeuta Ocupacional de la Sala de Rehabilitación, cuyo trabajo son los días martes y jueves desde las 10:30 hrs.

La profesional Terapeuta, señala que con el tiempo, se incorporaron otras personas, que  deseaban conocer, compartir y cultivar plantas. A partir de ahí,  surgieron otros objetivos; mejorar la oferta de productos en la alimentación diaria de los adultos mayores, disminuir los medicamentos; mejorar las redes de apoyo. Así también, generar reestructuración de la rutina, ampliando las actividades cotidianas en el hogar. También, se aumenta la participación ocupacional de los participantes, aumentando el sentido de eficacia, haciéndoles sentir valorados por la sociedad. Es un espacio que los hace sentir personas útiles y autónomas.

Actualmente, esta estructura que tiene una medida de 4 X 4 se amplió al resto del patio, incorporando productos como habas, arvejas, papas; haciéndolos visualmente atractivos para quienes visitan el lugar y donde los integrantes del grupo, Francisco, María, Candelaria, Josefina, cuentan animosamente los logros del invernadero y los beneficios de cada planta.

Entre otras de las ideas, para don Francisco, quien padece una secuela de Guillian Barré, fue un espacio para retomar la siembra en la huerta de su hogar.

También hemos apostado por el autoabastecimiento, a través de la venta de plantas para comprar semillas y quizá más adelante ampliar el invernadero, concluyó don Francisco.

En este espacio, de mucha energía,  en algunas oportunidades al interior del Cesfam, ha servido como lugar para atención de pacientes; también de reflexión o pausa saludable para los funcionarios.

En este período aparte del cultivo y cosecha de algunos productos, se está embelleciendo con la técnica de mosaico, pequeños trozos de cerámicas, junto a  la menta, hinojo, zarzaparrilla, manzanilla, dan un agradable colorido a este espacio.

Para María, paciente de la sala, secuelada de un accidente vascular encefálico, dice que “todo lo que se planta crece, nada se muere, vive como yo vivo”.

Adriana Alvarado, también expresó: pretendemos realizar talleres, para la venta de productos, conocer los beneficios de las hierbas medicinales y subproductos. Estamos llenos de nuevas ideas y proyectos, que están a la espera que se concrete. Pretendemos mejorar calidad de los huertos; ya que a partir de este trabajo,  los integrantes del invernadero comunitario, se han empoderado, han visto los frutos del esfuerzo, desarrollado en el trabajo voluntario y colaborativo. Así también, las personas retornan a sus orígenes, vinculándose con la cultura chilota.

En definitiva, la generación del invernadero, ha contribuido a estimular la actividad física e integración social, en el contexto del empoderamiento y la pertinencia cultural.

Se promueven nuevos espacios de participación e interacción  entre los adultos mayores; es una estrategia que recoge y valora el trabajo y los saberes que realizan las personas en su trabajo cotidiano.

Esta iniciativa, que impulsa la promoción de la salud en el ámbito comunitario, facilita el intercambio de conocimientos y experiencias entre distintos sectores, fortaleciendo aquellos aspectos que protejan la salud, especialmente los que tienen que ver con la cultura local y la protección del medio ambiente.

 

 

Autor:

Gladys Aguilar Sánchez-Periodista Programa Promoción

Esta noticia ha sido vista 1170 veces

Noticia Perteneciente a:

Saud

"

Comenta esta Noticia